Culonas blogspot colombiana

culonas blogspot colombiana

Uno no sabe si mirar a las playas, las selvas, las montañas, los muchos pueblos con encanto o esas ciudades que no paran de crecer. Para describir uno de los mejores meses que he pasado en este viaje de Mochilero en América se me ha ocurrido contarlo de la A a la Z.

Letra a letra, palabra a palabra, daremos una vuelta por aquellos aspectos que han formado parte de un paso por un país del que puedo decir en voz alta que se ha convertido en uno de mis predilectos. Podrían salir muchas combinaciones pero estas son las que han aparecido en primer lugar.

Una bendita locura con sabor a carne de la buena y muy buena onda por parte de todos. Rebeca y yo lo definimos como el refugio perfecto para retirarse, la constatación de que la calidad de vida existe realmente en estos parajes santandereanos.

Palpamos los pedazos de su historia, caminamos por sus callas blancas que dejan entrever verdaderas obras de arte de madera en puertas, ventanas y balcones… y respiramos aire puro. Barichara no sólo es el pueblo, también son sus alrededores primorosos que merece la pena explorar El camino real de Guane, San Gil o el Cañón del Chicamocha.

Si a todo eso le sumamos que pasamos unos días fabulosos en la finca que nuestro amigo Jorge Color de hormiga tiene allí no podemos sino decir que Barichara fue una estadía sencillamente perfecta. Una ciudad para enamorarse. Cada fachada es un museo al aire libre, cada ventana una joya digna de retratar.

Hay formas y formas de descansar. Esto fue posible, cómo no, en Colombia, tanto en Barichara como en Salento, nuestros dos rinconcitos favoritos para comprender el significado de vivir la vida tan ricamente…. No hablar de café en Colombia es como olvidarse del vino en La Rioja o del sushi en Japón.

Pocos productos son tan internacionales y consumidos como éste. Y su cultivo en las benévolas tierras colombianas es la base perfecta para obtener el mejor sabor y aroma perfecto. Personalmente puedo afirmar que visitar esta región ha sido la mejor parte de todo el viaje a Colombia. Por un lado visitamos el Museo de Botero situado en la capital.

Y por otro recorrimos su colección escultórica en la Plaza de las Estatuas de Medellín, amén de numerosísimas obras maestras en el Museo de Antioquia, situado en la misma ciudad que, por otra parte, fue la que le vio nacer.

El veradero valor añadido de un viaje a Colombia es su gente. La amabilidad y disposición a ayudar al visitante que tienen los colombianos es el motivo por el que quien viaja a este país desea volver después.

Así nos lo han hecho ver ellos. De verdad, son la baza que hace de Colombia un destino perfecto. Tuve la suerte de probar hormigas culonas y salsa de hormiga culona en el Restaurante de Barichara llamado Color de hormiga.

Y me gustaron mucho…. Fue el punto por el que entré a Colombia prodecente de Ecuador. En Ipiales viví mis primeras sonrisas colombianas y muy cerca de esta localidad pude visitar el Santuario de las Lajas, un lugar de peregrinación que a uno le cuesta imaginarse fuera de Europa. Me relamo sólo de pensar en la cantidad y calidad de los zumos o jugos naturales que nos hemos bebido durante nuestra estadía en Colombia. No exagero si digo que nos hemos podido beber cerca de cuarenta cada uno.

Colombia tiene unas dimensiones que sumarían las de España y Francia. En el mapa podéis ver la ruta que hemos hecho en Colombia. Estos son los lugares que han entrado dentro de nuestro recorrido colombiano: Se me ocurren a bote pronto San Andrés, el Chocó Pacífico , Leticia Amazonas , Cali, los Llanos, y así un largo etcétera que a uno le hace comprender que no basta un viaje para ver Colombia.

Desde Pasto, a 20 kilómetros que serpentean por una cadena montañosa y un bosque nublado, llegué en un taxi compartido a la Laguna de la Cocha.

A pesar de que el clima no era el mejor es una zona en la que llueve mucho pasé unas horas estupendas en esta laguna rodeada de la planta de totora y con una isla idílica en el centro de la misma La Corota a la que fui en la pequeña lancha de un lugareño de la localidad El Encano, destacada por sus casitas de madera a todo color.

Es un exponente claro de cómo bañando una ciudad con museos, bibliotecas, centros de enseñanza y mejorando las infraestucturas y el sistema desde la base se consiguen muchas cosas positivas. La Plaza de las Esculturas, el Museo de Antioquia, el Pueblito paisa, el Poblado, el Parque Explora, el Parque Arví, el metroplus y los teleféricos que llegan a zonas antes marginadas… son señas de identidad de una ciudad que cambia a cada minuto para bien. Aunque su gran baza es la de la propia gente de Medellín que hacen sentir al visitante como si estuviera en su casa.

Asomarse a cualquiera de sus filos es un desafío al vértigo y una oda a las vistas de altura. Muchos de los grupos indígenas que habitaban aquellas tierras trabajaban el oro para sus ornamentos u ofrendas a los dioses. En nuestro viaje a Colombia hemos visitado dos museos del oro. El preciosismo y detalle de estas joyas labradas en oro puro son parte de la Historia del Nuevo Mundo. Y por fortuna, han sobrevivido para disfrute visual de los visitantes.

Y, a pesar de mi desconocimiento previo, resulta ser una de las ciudades coloniales mejor conservadas de Sudamérica, cosa que no se tarda un solo segundo en comprobar. No suele entrar dentro de los circuitos turísticos habituales en Colombia pero ciertamente merece un esfuerzo. Hacer turismo rural en Colombia es una de las mejores opciones para poder disfrutar de este país.

Desde allí pudimos hacer visitas monumentales, senderismo, montar a caballo y un largo etcétera. Y mi respuesta es que pocas veces me he sentido tan seguro viajando. No sólo no hemos tenido un sólo problema en un mes sino que hemos comprobado fehacientemente que las medidas de seguridad son extraordinarias.

De hecho es una gran verdad. Basta con colocar una porción de selva impenetrable que remate en idílicas playas de arena fina y agua clara. Un mar de Naturaleza de aspecto virginal en el que lo mismo cantan los monos aulladores que una bandada de pelícanos planean distintas estrategias de pesca justo delante tuyo.

El tiempo lo invertimos en hacer senderismo, bañarnos en playas de postal Piscinas o Arenillas son preciosas y disfrutar en un panorama de naturaleza realmente irresistible. Aunque lo mejor es el color y el aroma de esas calles siempre florecidas o la calidez de la gente que te habla como vecino y no como forastero. Bien que lo merece…. Es la marca de jeep que se usa en Salento y otras poblaciones del Quindío para trasladar a la gente.

Precisamente cómo uno no se siente cuando viaja a Colombia. Por lo menos así fue en nuestro caso llevando la contraria a lo que en ocasiones los prejuicios son capaces de provocar. Cuando consigues que el panadero te salude por la calle, es que ya te has hecho un hueco en un lugar. Pues qué decir… en Colombia eso sucede casi siempre. Como decía al principio del artículo, un mes en Colombia da para mucho, pero no es suficiente. Fue tomar el avión de salida y echar Colombia de menos.

Pedazo de viaje os estais pegando! Cada día estoy ansiosa mirando si ya teneis nuevos relatos! Seguid disfruntando tanto cómo hasta ahora en vuestro nuevo destino! Yo mientras me apunto Colombia a mi larga lista, que con estos relatos se me han puesto los dientes largos! Nosotros en 3 semanas nos vamos a Indonesia con muchos de tus consejos en la mochila! Gracias por tus maravillosos relatos, nos ayudan mucho a los que nos encanta viajar!

Genial artículo Sele, la verdad es que yo también soy un enamorado de Colombia y ver que otra persona también puede ver la realidad del país cafetero por encima de los prejuicios que nos muestra la televisión es genial. Seguir disfrutando de tan maravilloso viaje!! Dios mio,vivo en francia y sinceramente no pasa un dia en que quiera volver a mi tierra colombia y en especial a medellin,me alegra que vean cosas positivas de mi tierra.

Mi sueno es vover a vivir en mi tierra,oala que algun dia se me haga realidad. Un gran abrazo a ti y a Rebeca, y espero volver a coincidir contigo en cualquier otro destino. Llega el momento de decidir un plato para el almuerzo. Me lo pienso pero finalmente acepto y ordeno plato. Rebeca, con un paladar muy fino y poco partidaria de probar otras carnes que no sean las de la ternera, el pollo o el cerdo, no sabe si va a aguantar verme comer hormigas delante suyo. Tras unos minutos de espera llega uno plato de albóndigas sensacionalmente vestido.

De cerca, con el plato bajo la barbilla, las hormigas parecen dinosaurios mandando recuerdos. Para comerlas entre medias, como el que coge altramuces, pipas de calabaza o unos krikos crujientes para picar. La realidad me había traído un insecto grande que me costaba imaginar lejos de un revolotear entre plantas, o saliendo de sus hormigueros.

Please upgrade your browser Si no visualizas el vídeo directamente haz clic aquí para verlo en Vimeo. Pero no, eran hormigas culonas bien tostaditas, con sus alas, sus patitas delgadas….

Pero lo mejor para mí, con diferencia, fue la salsa de hormiga que bañaba las albóndigas. Su sabor es tan delicioso que merece la pena probarla, eliminando los prejuicios y tratando de sumar una nueva exquisitez al paladar. Por muy extraño que pueda sonar, la salsa de hormiga culona que se prepara en el Restaurante Color de Hormiga es toda una sorpresa.

Y quien me conoce sabe que soy muy difícil para las comidas y que tengo una larguísima lista de platos que no me gustan en absoluto algunos tan célebres que os sorprenderíais. Aunque esa es la esencia de vivir un viaje, abrirse a sabores nuevos y no ponerle un escudo de acero al paladar. Y es que las cosas a veces no son lo que parecen.

Dos cuestiones con respuestas negativas. Ni se comen todas las hormigas de la especie ni se encuentran en todas las épocas del año. Y ahora la explicación pertinente:. El resto no se considera comestible. Es cuestión de tradiciones, de gustos… y de dejarse llevar por las cosas nuevas. Sin duda un plato muy peculiar para los españoles, que en muchos casos tenemos aversión a los insectos!

Tuve la oportunidad de pasar mis vacaciones en el Quindio. Desde ahí me dirigí a ciertos pueblos que me encantaron. Tuve la oportunidad de estar en Salento.

Me gustó tanto, que decidí volver. Dos veces fui a Salento y me volví loco sacando fotografías de ese bello lugar. Hace dos días regresé nuevamente de tu hermoso país. Estuve 21 días de vacaciones y visite el departamento de Santander…. Al los días siguiente me dirigí a San Gil y por supuesto me fui a un lugar de ensueños…. Me trajo recueros de Salento por sus casas con sus fachadas muy bien cuidadas.

... Hola, a fin de este año viajare a Colombia y tu viaje me ayudo mucho para poder concretar detalles del mio. Lastima los gobernantes que tenemos. Por un lado visitamos el Museo de Botero situado en la capital. Una ciudad para enamorarse. Hay formas y formas de descansar. Culonas blogspot colombiana

: Culonas blogspot colombiana

COMPROBAR PUTAS VI Fotos de chicas escorts mujeres chupando
Culonas blogspot colombiana Una ciudad para enamorarse, culonas blogspot colombiana. Realmente es uno de los platos tipicos mas deliciosos de mi amado pais y quien pasa por santander y no visita el parque del Gallineral, percaderito, el cañon del chicamocha y no come hormigas culonas, no puede decir que ha estado en mi hermosa tierra…. Hola, Viendo entradas sobre México, a donde voy en breve por segunda vez muy interesantes, por ciertohe descubierto tu blog y he curioseado sobre lo que cuentas de Colombia. Es un exponente claro de cómo bañando una ciudad con museos, bibliotecas, centros de enseñanza y mejorando las infraestucturas y el sistema desde la base se consiguen muchas cosas positivas. Hola Aldana, El tema de la putas en c puta es tan particular. No sólo no hemos tenido un sólo problema en un mes sino que hemos comprobado fehacientemente que las medidas de seguridad son extraordinarias.
Pelada tias maduras putas 619

Culonas blogspot colombiana

Empezaré desde Cali, puesto que tengo una gran amiga allí. Que sigas bien en tu viaje! El riesgo es que te quieras quedar!!! Muchísimas gracias por respondes, Sele. A mí también me pareció caro, pero comimos bien y nos divertimos muchísimo. En el Departamento de Santander, en Colombia, tienen un gran auge las hormigas culonas tostadas. Gracias por tus maravillosos relatos, nos ayudan mucho a los que nos encanta viajar!

Culonas blogspot colombiana